La Policía Quería Acabar con una Fiesta Muy Ruidosa… Pero Les Ofrecieron un Reto y El Resultado es Impresionante

> Mostrar Vídeo: "La Policía Quería Acabar con una Fiesta Muy Ruidosa… Pero Les Ofrecieron un Reto y El Resultado es Impresionante" <

“Lo que pasa en la fiesta, se queda en la fiesta”, ¿cierto?… Bueno, en la actual era digital eso no es del todo cierto y ahora reza el dicho “Lo que pasa en la fiesta se queda en la fiesta, hasta que te etiquetan en Facebook”.

PUBLICIDAD

Eso no es del todo malo, ya que hay momentos que son agradables tener grabados en video y que no sólo queden en nuestra mente. Aunque por otro lado, en esta era en la que al parecer siempre hay un celular o una cámara de video a nuestro alrededor, pareciera que nuestras acciones están siendo monitoreadas 24/7, es decir, todo el tiempo.

Curiosamente, eso en vez de volver más cautelosas a las personas en su conducta, puede que sea haya convertido en un estímulo al momento de divertirse y pasarla bien con nuestros amigos, sin embargo, no hay que generalizar. Existen ciertos casos en que ciudadanos comunes al sentirse observados por una cámara optan por moderar su conducta.

Hay casos, como el que te contaré a continuación en que no importa si una persona está siendo grabada por una cámara o por cientos de ellas, eso no es impedimento para pasar un buen rato y disfrutar de la fiesta aunque estés en tu horario de trabajo… y seas un policía… que fue a parar una fiesta…

Un policía de San Antonio, Texas, en Estados Unidos, literalmente se volvió el alma de la fiesta cuando éste fue enviado por un reporte de que hacían mucho ruido con la música. Un vecino molesto presento la queja por medio de una llamada telefónica e inmediatamente este oficial de policía se presentó en la dirección de la fiesta, pero los asistentes a dicha reunión no esperaban la reacción de este oficial.

Juan Carlos Bruno llegó a la reunión y en vez de callar a todos y mandar a los invitados a sus respectivas casas pidió una canción de salsa y para sorpresa de todos los presentes, ¡se puso a bailar!

La policía acudió al lugar luego de que una persona presentara una queja por ruido excesivo a través de una llamada al 911, Bruno al llegar a la fiesta que no era sino una celebración por parte del grupo Next Generation Dance Crew (NGDC) que es una asociación que alerta a los jóvenes y adultos sobre los peligros del uso de las drogas y a través de del baile trata de alejar a los personas de las drogas.

Bruno al percatarse de que la fiesta era en realidad una reunión del grupo NGDC, no sólo no termino con la reunión, sino que pidió específicamente la canción “Demasiado Fuerte”  del puertorriqueño Rick Indio y para sorpresa de todo este entusiasta policía animó un poco más la celebración con unos pasos de baile que alentaron a los invitados a seguirlo en la pista de baile. Todos aplaudieron a esta muy particular reacción del policía  y la fiesta continúo.

A su vez, la policía de San Diego (SAPD) por sus siglas en inglés, Sandra Pickell dijo que le oficial de policía en cuestión solo tiene un año como agente, pero que “ama bailar y tiene una gran pasión por servir a la comunidad”.

Curiosamente ante esta inusual reacción de este agente de policía, ninguna persona ha presentado una queja, incluso la madre de uno de los jóvenes en la NGDC, de nombre Leslie Sapp, dijo que la reacción de ese policía, demuestra que es una persona genuina, y muy genial.

“Como madre, especialmente ahora, hay mucha negatividad hacia los policías y él rompió el molde. Él nos tiró una curva y no la vimos venir, comenzó  a bailar con mi hija y le enseños a bailar salsa”. declaró Sapp.

Ella también aplaudió la reacción de los otros policías, quienes se tomaron fotos con los asistentes a la fiesta y afirma que el ejemplo del policía dejara un impacto positivo en la vida de los niños.

Es necesario recalcar que primero hay que investigar una situación antes de tomar una decisión, ya que la persona que decidió hacer la llamada al 911 claramente no estaba al tanto de que era una reunión inocente entre jóvenes y adultos que sólo buscan alejar a otras personas de las drogas a través del baile.

Este vecino quejoso, seguramente será más cauteloso la siguiente vez que decida hacer una llamada para quejarse al 911, es decir, si alguien, cualquier persona se topa en una situación similar, es necesario primero investigar los detalles de determinada situación antes de hacer la llamada.

En este caso, el tiro le salió por la culata, al vecino quejoso, pero afortunadamente este policía reacciono de la mejor manera, ya que tal vez si hubiera sido otro agente las cosas hubieran sido completamente distintas.

Con la actual ola de violencia que existe en Estados Unidos, los policías no son vistos como gentiles, amables o mucho menos geniales, como mencionó una de las madres, es por eso que reacciones como la de este policía nos hacen ver que aún existen personas decentes en el mundo y tener un poco de esperanza en el mundo.

Sería bueno que estas acciones no sólo se vieran en policías estadounidenses sino también dentro de la policía de Latinoamérica, ya que  en esta zona la policía no es bien vista, ya que se han presentado infinidad de casos de corrupción, violencia y discriminación por parte de ellos, y sería bueno comenzar a cambiar esta situación ya que la policía no sólo está para ayudar a la comunidad, sino también para hacernos sentir más seguros dentro de la misma.

Espero que esta historia inspire a otros policías y también ciudadanos comunes, a no sólo ayudarnos entre nosotros sino también a ayudar a los jóvenes, a mantenerlos aleados de las drogas, ya que precisamente es eso a lo que se dedican el grupo que organizó esta reunión en la que el policía de San Diego se vio involucrada. Espermos que al hacerse viral este video se haga viral la ayuda que llegue. Es necesario y benéfico para todos.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD