Dos Niñas Le Aventaron Comida a un Mono Pero Este Reaccionó de una Forma Muy Extraña

> Mostrar Vídeo: "Dos Niñas Le Aventaron Comida a un Mono Pero Este Reaccionó de una Forma Muy Extraña" <

La situación en cuanto a los animales enjaulados es causal de comentarios encontrados siempre, y es que muchos aseguran que ahí dentro se encuentran a salvo, alimentados con propiedad, y demás, pero otras personas dicen que nada de eso sirve al estar fuera de su hábitat natural. Ambas partes tienen razón en parte, pero tal vez lo sucedido en este caso te haga formar parte de uno de ambos grupos de forma más fácil.

PUBLICIDAD

Resulta que una familia fue a visitar el Tiger World, en Rockwell, Estados Unidos. Un zoológico pequeño, pero con varios animales, en donde hay una zona para los mandriles, los cuales fueron muy atractivos para el par de niñas de esta familia, y en un afán de agradarle a estos animales se acercaron a tirarle algo de comida. Ellas esperaban que los mandriles se alegraran con esto y les hiciera algún tipo de reacción feliz, pero sucedió todo lo contrario.

Los mandriles ni siquiera miraron la comida aventada por las niñas, y de inmediato comenzaron a hacer ruidos extraños y a moverse de forma violenta. Pro esto no fue lo peor, ya que después le aventó sus heces a las niñas, de frente. Algo que sin dudas es bastante asqueroso, y más tratándose de pequeñas niñas.

Una de ellas salió ilesa, algo asustada, pero nada más, pero la otra, la mayor de ambas, sufrió de lo peor, ya que un poco de las heces aventadas por el mandril le cayó justo en la cara. La niña estaba roja del coraje, no se movía mucho y se notaba que enojada era poco para describir lo que sentía. Sus padres comenzaron a ayudarla, pero no se podía regresar al tiempo.

Tal vez es por este tipo de cosas que se prueba que no les encanta estar encerrados, o simplemente estaban en un mal día.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD